fbpx

UNA NUEVA TEMPORADA DE ESQUÍ

Publicado el por

Si las condiciones meteorológicas no lo impiden, en unos 15 días aproximadamente empieza una nueva temporada de esquí y algunas estaciones, tanto en el Pirineo como en los Alpes, abrirán sus puertas. Y la realidad es que todos los esquiadores tenemos muchas ganas de que esto ocurra y sufrimos por si la nieve no acompaña estos próximos días y las estaciones no pueden abrir.

Grandes estaciones –Grandvalira, Baqueira, Sierra Nevada, Tignes, Les 2 Alpes, etc,-llevan mucho tiempo anunciando su apertura para finales de noviembre y si eso ocurre, será una gran noticia. Pero (siempre hay un “pero” en la vida) hay algo que desde mi punto de vista se me hace muy raro y no acabo de entender. De una parte cuando hablas con personas aficionadas al esquí, transmiten la sensación de que si no hay nieve a principios de diciembre en la mayoría de las estaciones, empieza una temporada “desastre”. Por otra parte es un hecho contrastado que desde hace algunos años, los esquiadores que iniciaban la temporada aprovechando el “puente de diciembre”, han disminuido de forma, no diré que espectacular pero sí de forma muy importante. Hay muchísimos menos esquiadores ahora durante el “puente de diciembre” que en años anteriores. Es cierto que años atrás las estaciones del Pirineo no se atrevían a abrir, quizás porque no tenían la infraestructura de producción de nieve suficiente o por otros motivos que desconozco, y el público esquiador del “puente” se dirigía directamente a los Alpes, mayormente Tignes, Les 2 Alpes y Val Thorens por ser éstas estaciones con glaciares que permitían garantizar la nieve aún sin haber empezado la temporada seriamente.

Los que empezamos las esquiadas del “puente” en los años 80 –antes de estos años no existía la semana con dos días festivos- íbamos a esquiar sabiendo que seguramente esquiaríamos solamente en los glaciares de estas estaciones y que si había más pistas abiertas, era una lotería que nos había tocado.

Después llegaron los cañones de nieve y otros motivos comerciales que hicieron más asequible (no hablo de precio) iniciar la temporada la semana del 6 de diciembre.

Y el resultado actual ha sido que si no hay nieve cubriendo el 100% de las todas las estaciones, resulta que ya tenemos una “temporada desastrosa”. La verdad no lo entiendo.

Llevo demasiados años esquiando ininterrumpidamente como para recordar perfectamente que antes nadie –ni las propias estaciones- imaginaba abrir los remontes antes de las fechas alrededor de Navidad. Si algún año caía la nevada a finales de noviembre o primeros de diciembre, era una casualidad que en algunos casos se aprovechaba para abrir, pero que en muchos otros no. Había nieve en las estaciones pero éstas no estaban abiertas, se preparaban para abrir en Navidad o en el mejor de los casos algunas abrían algún remonte para satisfacer a los esquiadores más “tempraneros”.

Hoy protestamos porque en muchos casos las estaciones –del Pirineo y de los Alpes- no abren todos los remontes durante la semana de diciembre a pesar de tener nieve más que suficiente para hacerlo y nos cuesta entender que poner en marcha una estación de esquí no es una cuestión de apretar un botón y todo arranca. Es bastante más complejo, sobre todo para salvaguardar la seguridad de los esquiadores y el buen funcionamiento de las instalaciones.

Y toda esta explicación viene al tanto porque me sorprenden las ganas que aparentemente hay de esquiar y empezar la temporada, y después que el número de esquiadores que van a esquiar durante esta semana haya disminuido drásticamente en comparación con los que iban hace unos años.

Nos quejamos de que la temporada de esquí es corta, pero resulta que nosotros, los esquiadores, somos los que la acortamos más cada año.

Empezamos a hablar de nieve en octubre, estamos locos mirando el tiempo todo el mes de noviembre, sufriendo por si llega la nieve o no, nos llenamos la boca de esquí pero si nieva no llenamos las estaciones. Pero eso no es todo, lo grave de verdad es que cuando llega final de febrero ya damos la temporada por terminada. ¿Esquiar en marzo? ¡Pero qué dices!

Tengo en la cabeza todavía estadísticas de venta de servicios (forfaits y clases de esquí) en una temporada normal años atrás: 30% en Navidades, 30% en Semana Santa y el 40% restante durante todo el resto del invierno. Os puedo asegurar que esta estadística hoy está completamente obsoleta. En Semana Santa hay muchísimos esquiadores que hace días que han guardado los esquís. ¿Por qué?

¿Qué es lo que queremos? Esquiar con mucha nieve polvo pisada, fresca, con un buen sol, sin viento y además que la temperatura no sea demasiado baja porque en caso contrario tendremos frío. Amigos, eso no existe, eso es imposible.

El esquí es un deporte que se practica al aire libre, en la montaña, y que necesita de unas condiciones meteorológicas determinadas para poderlo practicar, y para que haya nieve en la pista tiene que caer del cielo y tiene que haber nubes y hacer mal tiempo…Y la nieve no siempre está en las mejores condiciones que nos gustaría; a veces hace días que no nieva y está muy dura, o ventada, o por los cambios de temperatura, está dura a primera hora y más mojada a medida que avanza el día… ¿Y qué?

Queremos ser buenos esquiadores, la mayoría de nosotros ha tomado clases de esquí para poder disfrutar de su deporte favorito con seguridad, vamos bien equipados y protegidos de las inclemencias del tiempo, disponemos de buen material… pero nos da pereza esquiar si la nieve y el tiempo no está en las mejores condiciones.

Es decir queremos empezar lo más pronto posible la temporada pero no la alargamos nada, lo que repercute en una masificación de les estaciones durante dos meses -enero y febrero- (bueno en enero no que según dicen hace mucho frio y el día es muy corto), cuando está demostrado que en marzo e incluso en abril se esquía maravillosamente. Y esto en la práctica reduce los días de esquí que disfrutamos cada año. Y si cada año esquiamos un poco menos, al final se nos pasan las ganas y lo dejamos.

Personalmente quiero tener una temporada de cinco meses –de diciembre a abril- y defiendo también que hay que esquiar en cualquier tipo de nieve y tiempo. Esquiar es un deporte demasiado satisfactorio para abandonarlo por cualquier tontería climatológica.

Esquiar nos llena de vida, así que en cuanto nieve y empiece la temporada, aprovechémosla. ¡Buena temporada a todos!

1 comentario en «UNA NUEVA TEMPORADA DE ESQUÍ»

  1. Hola!
    Personalmente no voy en la semana del puente de Diciembre y tengo forfait de temporada.
    Porque en años anteriores, en esa semana, van los que estaban desesperados por la nieve, quiero decir, lo no esquiadores, los que van sin respeto y sin preocuparse por las normas.
    Ahora prefiero esquiar, en días, que como bien comentas, se les hace cuesta arriba, por si hace mal tiempo, si hace frío… vamos, cuando ya han estado en la nieve, para hacerse la foto y lo han comentado en Navidad y no vuelven.

    Responder

Deja un comentario

dieciocho − 16 =